RELATOS EROTICOS #1

HISTORIA #9

El VIAJE EN METRO

Teresa estaba apretada en el tercer vagón de la línea amarilla que la llevaba al trabajo y eran solamente las 7 de le mañana y ya el metro estaba lleno como una lata de sardinas. Después de casi un mes de viajes en metro, Teresa estaba harta y pensaba que debería ir al trabajo en coche, pero cuando cogía el coche eso lo hacía solamente por un día o al máximo dos a causa del tráfico y de las carísimas tarifas del aparcamiento. El metro por supuesto más rápido y barato, era más conveniente que conducir. Aquel miércoles se sentía mas apretada de normal porque era "aplastada" por un hombre de negocios muy bien vestido y una cuarentona que olía a Chanel No 5. El tren se balanceaba de acá para allá porque ya había hecho miles de vez el mismo camino y estaba un poco viejo. Teresa decidió poner su mente en blanco y se dejó balancear por los movimientos del metro. Estaba mirando por la ventana los edificios al pasar, cuando de repente se dio cuenta que Doña Chanel No 5 estaba respirando mas profundamente y solo cuando sentio a la mujer contra ella comprendió que algo estaba pasando. En este preciso momento la miró a los ojos, podía ver que estaba incomoda. "Todo bien?" preguntó Teresa. La mujer asentó con la cabeza y tragaba un poco de aire. Durante el viaje Teresa pensó que la chica no estaba mal cuando sus pómulos se volvieron rojos por la vergüenza! Teresa se dio cuenta que aquella mujer trataba de ocultar sus gemidos, Teresa no lo podía creer, pero pensó que aquella mujer estaba teniendo un orgasmo en aquel preciso instante! Se convenció más cuando el cuerpo de la mujer se volvió sin fuerza y que la respiración se normalizaba, después de esto la mujer le hizo una sonrisa tímida y luego apartó la mirada de Teresa. Teresa quería olvidar el hecho cuando el inconfundible toque de una mano bajaba hasta su falda!!! "Dios mío" pensó."Fue eso lo que pasó a mi compañera de viaje!!" Frenéticamente se miró a sus alrededores y no había nadie con una postura fuera de lo normal. Miro hacía al manager que estaba apretado contra a ella para ver si era el culpable, pero con una mano mantenía el periódico que estaba leyendo, mientras con la otra se mantenía a la barra del metro que estaba encima de su cabeza. "No puede ser el", mientras pensaba en esto la mano empezó a subir hacía su muslo hasta cuando sentio sus dedos cepillar la pechera de su braga!!! Debería gritar? Pero sabía que si lo hacia, la mano podria desaparecer, mientras seguramente los demás la tomarían por loca!!! Ahora los dedos estaban más allá del elástico a la abertura de la pierna y ahora se movían arriba y debajo de su puertecita. "Yo no resisto!!! Me estoy mojando!!!" ahora su propia respiración se volvía mas profunda, mientras que el vagón se balanceaba de un lado para otro y solo aumentaba su excitación! Ahora la mujer Chanel No 5 era la que la miraba a los ojos y en un segundo entendió lo que le estaba pasando a Teresa. La mujer dijo moviendo los labios "Te Gusta, Verdad", Terry asintió apenas con la cabeza en manera afirmativa y le sonrió timidamente. Ahora los dedos invadieron literalmente su vagina y en aquel momento a ella no le importaba nada más que tener su orgasmo. "Mí clítoris, por favor, toca mi clítoris" suplicaba a ella misma hasta cuando finalmente un dedo consiguió a alcanzar aquella nuez ardiente y

empezó a masturbarla seriamente! Ahora Teresa era la que se apretaba contra la mujer, pero solo por esta vez, la echó hacía atrás bastante para ayudarla a mantener el equilibrio, de echo sus pechos estaban aplastados juntas con las de la señora y Terry percibió que esta cosa había puesto a la señora cachonda! Teresa estaba en éxtasis y la única cosa que pensaba era sobre aquel dedo en su clítoris! Movía sus caderas para que el se moviese más velozmente, de repente por pocos segundo la mano paró de masturbarla, como si la amonestara por ser inquieta. Teresa no movió ni un muslo y con una postura bastante segura, ella pensó si continuaría aquella lenta masturbación, un aumento leve de presión y de ritmo inclinó la balanza a su favor y Teresa sentía que un vibrante orgasmo inundó su chochito indefenso! Apenas conseguía estar en pie, Teresa lentamente empezó a retomar su propia postura y sabía que aquella mano desapareció volvió de nuevo a realidad cuando el metro se detuvo en su parada. Teresa salió del vagón con las piernas levemente flojitas y se marchó hasta el trabajo, cuando apareció a su lado Miss Chanel No 5 y le dijo "Un viaje muy interesante" refirié ndose a lo que pasó en el metro " Si" dijo Teresa "Un viaje muuuuuuuuy interesante!" se sonrieron y desaparecieron entre la multitud de gente que invade las calles en las horas punta, pero mucho mas satisfechas que otros trabajadores que en aquel mismo momento iban al trabajo!!!

FIN




RELATOS EROTICOS  videochat 

Prohibida su reproduccion total o parcial
Copyright © LS Interactiva Tele media S.L. 2003 - 2012 -

sitemap.html

WEBMASTERS
CONTACTAR
INICIO

Política de Privacidad