RELATOS EROTICOS #1

HISTORIA #22

LA CRIADA

Maria estaba deprimida. Desde que se había diplomado en el instituto hacía ya tres meses, no había encontrado ninguna oferta de trabajo decente. Estaba desesperada!!! Con sus padres que no le daban dinero , no podía echar la culpa a nadie, estaba de mala leche todo el día y estaba teniendo la misma mala leche de su madre. Mientras examinaba los anuncios de trabajo por vigésima tercera vez sus ojos cayeron sobre un anuncio que anteriormente no le había dada mucha importancia. El anuncio decía. "Anciana señora viuda necesita chica que le haga las tareas domesticas y que le haga de compañía. Pagaré con mucho dinero a la persona adecuada. Telefonear a la Sra. Hernández al 555-1212."Maria leyó nuevamente aquel anuncio un par de veces decidiendo si llamar o no. Aún cuando la decisión fuese dura, las palabras "muy renumerado" hicieron que cogiera el teléfono y llamase al número que aparecía en el periódico. Unos minutos después tuvo una cita para conocer a la señora Hernández para el día siguiente a las tres de la tarde y aunque si bien no esperaba con mucha impaciencia, ciertamente para Maria todos los trabajos valían…pero ¿ sabía ella lo duro que podía ser el trabajo domestico?.

A las tres de la tarde en punto, Maria estaba tocando en la gran puerta de entrada que se encontraba en la dirección que la señora Hernández le dio ayer por teléfono. La casa era imponente…parecía una mansión! Eso podía indicar que tendría un mayor trabajo de lo que pensaba! La puerta se abrió y Maria se presentó a la señora Hernández y a su amiga Mayte Iñigo. Las señoras parecían tener mas o menos sesenta años pero Maria nunca acertaba la edad de las personas. María se sintió sobre una butaca en una sala tenuemente iluminada mientras las dos señoras se sentaron en frente de ella sobre sofá. Después de haber dado a las señoras informaciones inherentes a su vida…edad, estudios, historial laboral etc.…,la señora Hernández le explicó cuales eran las tareas que debería hacer en caso de aceptar el trabajo. A parte de la limpieza general de la casa, ella debería también preparar la comida, ir al mercado, y generalmente hacer las tareas básicas domesticas del día al día. La mayoría de las noches las tendría libres, igualmente tendría como días libres la tarde del sábado y los domingos y por supuesto comería y dormiría gratis en la casa y tendría mucha libertad en la casa.

Ahora el sueldo. Las dos mujeres se lanzaron una mirada y luego la señora Hernández dijo, "Te pagaré dos mil euros por semana por tus servicios". Antes que Maria profiera palabra, Ana Hernández siguió hablando, "Hay, de todas formas, otra tarea que aun no te he dicho. Obviamente los trabajos domésticos no vienen retribuidos con dos mil euros por semana! Eso supone un sueldo de unos cien mil euros al año y muchos ejecutivos no ganan todo este dinero pero la única cosa que te exigimos y por eso que te pagamos es que tu deberás satisfacer sexualmente a Mayte y a mí cuando lo deseemos o lo necesitemos. Eso podría cumplirse satisfaciéndonos comiéndonos el chocho o te ponemos un dildo y nos follarás ,pero eso dependerás siempre de nosotras. Te haremos firmar un contrato y también un documento que te impedirá decir a nadie nada sobre nuestras actividades. También habrán ocasiones en que follarás con hombres pero siempre lo harás delante de nosotras y en este caso será necesario que el se ponga el condón. Nosotros creemos en el sexo seguro! Si todo eso te parece bien, tu puedes empezar mañana mismo. Alguna pregunta?" Maria se sintió en un silencio anonadado! Apenas podía hablar! Después de unos minutos de reflexión, principalmente por los dos mil euros al mes, ella dijo que sí con la cabeza y dijo "Bueno… Empezaré mañana". "Vale" dijo Maite "Nos vemos mañana pues!" A las ocho de la mañana siguiente Maria empezaba con su nuevo trabajo. Maite y Ana la esperaban delante de la puerta y la ordenaron de seguirlas hacia el salón mientras las dos damas la explicaban que si bien a ellas les gustaban los hombres, amaban tocar y ver carne joven de hembra! Maria estaba sentada tranquilamente mientras Maite hablaba y evaluaba la nueva empleada. Maite era delgada y de buen aspecto con un pecho normal de un metro y cincuenta de altura, mientras que por otro lado Ana era más gordita y más alta y en su juventud podía ser comparada a una amazona! Tenía un pecho imponente que la hizo recordar al de su abuela!

Después de casi quince minutos de instrucciones sobre el trabajo relacionado con los asuntos de casa Maite ordenó a Maria para que se quitara toda su ropa. Sinti éndose muy incómoda, Maria se levantó y lentamente se desnudó. Podía sentir que los ojos de las dos damas la estaban acariciando desde el otro lado de la sala. Maite alargó la mano y le hizo un gesto para que Maria se acercara a ella. Ahora Maite estaba tocando todo su joven cuerpo mientras Ana gozaba solamente viendo! Ambas damas parecían no estar hartas del cuerpo de Maria! A Maria, en cambio, nunca le habían chupado los dos pezones en el mismo tiempo, pero ahora cada pezón era chupado y era mordisqueado de una manera experta! Maite resbaló la mano hacia las piernas de Maria y empezó a masturbarla, y después de unos pocos minutos un orgasmo arrancó el cuerpo de la joven como si fuera un tren expreso con los pezones y el chocho que estaban literalmente ardiendo! Mientras se estiró entre ellas, Maria empezó a pensar que después de todo eso era el trabajo justo para ella!

A Maria le llamó la atención cuando Ana empezó a quitarse su prenda. Esto sería el momento de la verdad…ella podía tocar y ver aquellos cuerpos de sesentonas? Mirando a Maite desnudarse fue un descubrimiento para ella. Aunque si era gorda y vieja, el cuerpo de Ana era más duro de lo que Maria podía haberse imaginado como posible. Cuando finalmente se desabrochó el sujetador dos tetazas se derramaron delante de su cara! "Chupa, chiquilla!" fue todo lo que dijo Ana. Con eso, un gran y duro pezón resbaló en la boca de la criada y empezó a chupar la tetona como si fuera un bebé! Al mismo tiempo ella podía sentir que sus piernas se abrían y una lengua empezó a sondear su chocho mojado! Maite había decidido de comerle el conejo! Joder que bien chupaba aquella vieja puta! Ana empezó a masturbarse y muy pronto tanto ella como Ana se corrieron como si fueran grifos de agua! La cara de Maite estaba literalmente cubierta del humor del chocho de Maria y Ana estaba lamiendo su propio humor de los dedos, gozando de cada gota! Ahora Maite era la única que todavía no se había corrido y sintiéndose un poco excluída, se quitó todas sus prendas, se puso sobre el sofá, alargó las piernas y empujó a Maria hacia su chocho peludo! Estaba empapado y vaporaba calor! Maria encontró rápidamente el botón del amor de Maite y empezó a envolver su lengua dentro de eso mientras Maite empujó siempre más su chocho dentro de la boca ilusionada de Maria! Al mismo tiempo Ana daba una de sus tetas para que Maite la comiera y que con ilusión se la puso en la boca! Maria podía sentir las contracciones cuando Maite echó sus propias nueces! Esas dos putas eran tan calientes!

Cuando la respiración desminuyó, las tres mujeres se fueron a la sala de baño para un baño relajante. "Sí señor" pensó Maria, "Este trabajo es una pasada!"

FIN


RELATOS EROTICOS

Historias de sexo fantasías eroticas

Prohibida su reproduccion total o parcial
Copyright © LS Interactiva Tele media S.L. 2003 - 2012 -

sitemap.html

WEBMASTERS
CONTACTAR
INICIO

Política de Privacidad